Arte terapia

Tenía un asunto pendiente desde que era pequeña. Me “eduqué” a mí misma en la percepción de que no dibujaba bien. Hace poco decidí cambiar eso. Decidí de pensar si lo que hacía era real o no, bonito o feo, si le gusta a alguien o no, incluso decidí no juzgar si me gustaba a mí.

Decidí empezar a pintar. Todo con ayuda de una especialista en terapia creativa que me enseñó a canalizar mis emociones y plasmarlas en un papel.

Es una terapia muy energética, porque de repente eres tú misma, te sientes, te buscas, te quieres, te admiras, te conoces y sacas lo que estaba guardado en lo más profundo de tu ser.

Aquí os dejo mi primer dibujo. Hay muchos más, porque al menos una vez al mes busco una tarde de domingo para coger el pincel, o las manos, o las pinturas y hacer lo que se me ocurra. Para muchos no son obras de artes, para mí es MI OBRA DE ARTE. Imagen,

Anuncios