Experiencia del arroz

¿Alguna vez habéis oído hablar de la “memoria del agua”?

Masaru Emoto, conocido como el profeta del agua, Emoto afirma  que las palabras, oraciones, sonidos y pensamientos dirigidos hacia un volumen de agua influirían sobre la forma de los cristales de hielo obtenidos del mismo. Según Emoto, la apariencia estética de los cristales dependería de si las palabras o pensamientos sean positivos o negativos.

Aquí os dejo una entrevista muy interesantes acerca de lo que el profesor opina

http://www.lavanguardia.com/magazine/20130118/54360908694/masaru-emoto-entrevista-magazine.html

Hay un ejercicio muy sencillo y que te sorprenderá mucho. Lo puedes hacer en casa y ver unos sorprendentes resultados. En este artículo lo explican muy bien.

http://sechangersoi.be/ES/4ES-Articulos/Experienciadelarroz.htm

¡Trata el agua cómo se merece y te tratarás bien a ti!

Namaste.

arroz-masaru-emoto

Llena tu vida de papelitos amarillos

Hoy quiero compartir con vosotros un truco que descubrí hace muchos años. Era mi época de universitaria. En el último cuatrimestre me las apañé para tener dos trabajos y seguir estudiando…me faltaban horas en el día, pero me sobraban ganas. En ese momento ya había entrado en contacto con las enseñanzas de todo lo que tu mente te puede ayudar a creer y crear. Así que, empecé a llenar mi sala de estudios, mi dormitorio y el baño que compartía con mi hermano de post-it que decían: “Voy a aprobar”, de esa manera, en cualquier momento, mirara donde mirara, siempre veía lo mismo…:”Voy a aprobar”.

Día a día, minuto a minuto estudiaba solo pensando en que iba a aprobar, me lo repetí tantas veces que pasó a ser una creencia. ¿Sabéis qué pasó al final? Aprobé todo lo que me propuse…desde ese día palpé lo que una simple repetición de una afirmación puede hacer en ti. Esto funciona tanto si es una afirmación positiva o negativa. Tú decides qué quieres afirmar.

la foto (2)

Por supuesto que aún guardo uno de los famosos post-it. Ahí os lo dejo.

 

Fuera con las preocupaciones

Estaba tranquilamente en el sofá trasteando con el ordenador, leyendo, escribiendo…, de fondo una película cuyo nombre desconozco y una frase que me ha eclipsado: “¿Por qué me iba a preocupar?, tengo comprobado que de cada diez personas, diez mueren. Simplemente vivo mi vida”.

Eso es lo que hoy te quiero mostrar. Muchas veces al día nos preocupamos, nos molestamos, nos sentimos heridos por cosas que no deberían hacerlo. Te propongo un ejercicio muy útil. Escribe en un post-it o una hoja de papel lo que en este momento te preocupa, sea lo que sea, un enfado familiar, un jefe que no empatiza, un atasco, el clima…, escribe aquello que te ha molestado, que te preocupe o que simplemente te cabree.

Ahora guarda el papel y ábrelo a la semana siguiente…verás lo absurdo que era ese gran problema.

Una veces ni lo recordarás, otras veces te reirás, tal vez el problema siga ahí, lo que demuestra que no has de mostrarle tanto interés en en que siga, sino, en cómo solucionarlo.

Es una buena terapia que te enseña cómo muchas veces nos preocupamos de cosas absurdas y cómo otras nos preocupamos demasiado sin poner soluciones.

Ánimo!!!Imagen